Fuente: Crónica de Chillán

El fiscal Pablo Fritz, además de realizar sus labores en el ente persecutor de Ñuble, es también el delegado regional de la Asociación Nacional de Fiscales del Ministerio Público, asociación que cuenta con más de un 90% de adhesión por parte de los fiscales del país. El cuantioso ingreso de causas ligadas a investigaciones por incumplimiento de medidas sanitarias, explicó Fritz, llegó a agravar la carga laboral que históricamente los fiscales han tenido.

-¿Cómo ha sido el trabajo investigativo en medio de la pandemia?

-Ha sido bastante complejo desde la perspectiva que la pandemia vino, primero que todo, a modificar las herramientas con las que trabajamos, básicamente disminuyó cualquier cantidad las horas hombre de investigación, sea por las medidas sanitarias tomadas en las fiscalías locales, como también por las labores a que fueron solicitadas las policías. No se perdieron las horas, pero sí se modificaron, y las labores que tuvo que asumir las policías, incidió en las horas destinadas a la investigación. Por otro lado, delitos cuya presencia o importancia a nivel del catastro global de investigaciones que hacemos, que no tenían mucha importancia, la adquirieron por completo, como es el caso de las normas por las cuales se sancionan a las personas que no cumplen con las instrucciones de la autoridad sanitaria.

-Se ha hablado mucho del Adicta-. lo 18° y los alcances que ha tenido para los trabajos de Fiscalía. ¿Se estaba preparado para asumir tantas investigaciones en relación a aquello?

-Claramente nosotros ya traemos una carga de trabajo histórica, hay un número de ingresos de causas por fiscal que supera los estudios que inicialmente se tuvieron en vista, y, además, estamos en este minuto, como asociación, motivados por lograr convencer a la Fiscalía Nacional lo útil que resulta conversar con nosotros temas como el descanso, puesto que el sistema funciona los 365 días del año, y eso es una maravilla, pero tiene un costo en término de nuestros asociados. Es difícil lograr cubrir todos los flancos que se enfrenta una Fiscalía.

-¿Cómo se graficaría o describiría esa carga?

-Atendidos los diferentes turnos, y se ha dado, no es cosa extraña, un fiscal puede realizar labores durante tres semanas seguidas, incluidos tres fines de semana con distinto tipo de turnos. Cuando hablamos de una persona que trabaja 21 días sin descanso, hablamos de una situación que amerita que se converse.

-¿Se han enfrentado a desafíos? Por ejemplo las audiencias telemáticas.

-Pasando al desafío que nos planteó la pandemia, hay un aprendizaje, un crecimiento, que muchos trabajadores de este país debimos subirnos a plataformas que jamás pensamos iban a ocurrir. Cuando se hablaba de que íbamos a tener audiencias o juicios orales vía Zoom, hace un par de años resultaba impracticable. No todos los casos son posibles de llevar por esta vía. Por lo menos acá en la región se están haciendo varios juicios orales a la semana, harto movimiento en los tribunales, y eso significa que estamos un poquito rebajando esa sobrecarga de trabajo, que a nivel mundial va a afectar a los procesos penales.

-¿Cree que el sistema procesal estará preparado para la carga que se vendrá una vez que se levanten las medidas de excepción constitucional?

-Se está en este minuto estudiando de qué forma se pueda dar facilidades a los procesos penales para, por ejemplo, que las medidas alternativas, que son acuerdos reparatorios, por ejemplo, puedan habilitarse a delitos que actualmente no se pueden aplicar. Esto para que en definitiva se aumente la posibilidad de llegar a juicios abreviados para evitar colapsos de juicios orales. Creo que los sistemas por sí solos no van a salir, sino que lo harán en la medida que se dicten leyes que permitan dar fluidez en nuevas áreas.

-cuando se creó la dirección regional en Ñuble, ¿se pensó que podrían estar con menor carga?

-La generación de una Fiscalía Regional en Ñuble era parte del anhelo de la región (…) Se deben reconvertir recursos para poder lograr dar cuenta de todas las labores que significan de la magnitud que se están llevando hoy en Ñuble. Esto no es una crítica, sino que una necesidad, pero se debe reconvertir con lo que se tiene, con equipos investigativos que podrían haber apoyado a fiscalías locales.

«Se ha dado, no es cosa extraña, un fiscal puede realizar labores durante tres semanas seguidas, incluidos tres fines de semana con distinto tipo de turnos. Hablamos de una situación que amerita que se converse». Pablo Frltz Delegado Regional Asociación de Fiscales de Ministerio Público

«Creo que los sistemas por sí solos no van a salir, sino que lo harán en la medida que se dicten leyes que permitan dar fluidez en nuevas áreas». Pablo Fritz. Delegado Regional Asociación de Fiscales de Ministerio Público